La historia asombrosa de Helen Córdova, la primera persona en California en recibir la vacuna COVID-19

by

Salud Heroes
Share On Social!

Helen Córdova sabe lo peligroso que es el COVID-19.

Ella ha estado trabajando en la primera línea como enfermera de la UCI durante toda la pandemia.

“COVID causó definitivamente un gran impacto en la comunidad de atención médica. Había tanta incertidumbre y cosas que no sabíamos sobre el virus”, dijo Córdova.

Cuando la vacuna fue autorizada por primera vez por la FDA para uso de emergencia en diciembre de 2020, Córdova fue elegida para ser una de las primeras personas en recibir la vacuna.

¡Lea una hoja informativa sobre Helen!

Pero estaba muy nerviosa y al comienzo no quería vacunarse.

“Inicialmente, estaba segura de que no iba a recibir la vacuna. Pensé: ‘Fue apresurado, no le tengo confianza’”, dijo Córdova.

Pero después de consultar con sus colegas y leer la investigación de los estudios clínicos, Córdova supo que la vacuna era segura y que recibirla era la decisión correcta.

“Recuerdo que hablé con mi compañera de trabajo la noche anterior a la primera dosis, y ambas pensamos: ‘Sabes, si podemos hacer esto para proteger a nuestras familias y ser un ejemplo para nuestras familias, ¿por qué no hacerlo? ¿Por qué no nosotras? Y simplemente dar un paso de fe. Tenemos que confiar en la comunidad médica, en la comunidad científica, en esta decisión y en este proceso”, dijo Córdova.

¡Encuentre una vacuna cerca de usted!

Precauciones en el Hogar Contra el COVID-19

Helen Córdova vive con su mamá en Canoga Park, un vecindario de Los Ángeles, California, donde trabaja como enfermera de la UCI en Kaiser Permanente Los Ángeles.

Helen Cordova

Córdova fue una de las primeras personas en cuidar pacientes con COVID-19 en el hospital.

Los Ángeles (48% latino) se ha visto gravemente afectado por el COVID-19 durante el último año. Córdova ha visto a los latinos particularmente afectados.

“Como enfermera de la UCI, he visto a los más enfermos de los enfermos. Y desafortunadamente, en el pico de la pandemia, había una gran cantidad de latinos en la UCI, y la pandemia los ha afectado de manera desproporcionada”, dijo Córdova.

Córdova tuvo que tomar muchas precauciones para mantener a su familia a salvo del virus.

Al comienzo de la pandemia, se bañaba en el trabajo, llegaba a casa y usaba una entrada separada de su mamá, se bañaba de nuevo y comía en una mesa separada de ella.

“Mucho de esto se llevó a cabo por un largo tiempo porque simplemente no sabíamos mucho del virus, debía tener mucha precaución por mí y por el resto de mi familia. Y esa fue la rutina durante mucho tiempo”, dijo Córdova.

Afortunadamente, ni Córdova ni su madre, quien es de alto riesgo, se infectaron con el virus, pero algunos de los miembros de su familia sí lo hicieron.

“Mi hermano mayor y mi sobrino se infectaron con COVID. Afortunadamente, fue un caso muy leve para ambos. Pero siempre había esa incertidumbre, ¿tendrán un caso severo? ¿tendrán que ir al hospital? ” dijo Córdova.

Fue difícil para ella y esto hizo que la pandemia se sintiera muy cerca de casa.

Helen se sintió aliviada cuando los miembros de su familia se recuperaron bien.

Pero luego llegó el momento de vacunarse.

¡Encuentre una vacuna cerca de usted!

La Duda Inicial sobre la Vacuna se Convierte en Confianza

Inicialmente, cuando se anunció la vacuna, Córdova estaba muy incrédula por la rapidez con la que se hizo.

“Inicialmente, estaba segura de que no iba a recibir la vacuna, pensé: ‘Fue apresurado, no le tengo confianza”, dijo Córdova.

Ella esperaba que otros se vacunaran primero y luego tal vez ella se vacunara más tarde.

Pero cuando vio la presentación de los datos de los estudios clínicos, Córdova comenzó a pensar de manera diferente.

Helen Cordova

“Comencé a hablar con otros profesionales de salud, personas en el trabajo y expertos en el campo y simplemente les pregunté: ‘Oye, ¿qué opinas sobre la vacuna? Como, ¿qué piensas? ‘Y eso realmente ayudó, poco a poco, pero con seguridad cambié mi actitud sobre la vacuna”, dijo Córdova.

Si bien se sentía más segura con la vacuna, Córdova todavía estaba muy nerviosa de recibir su primera dosis.

Debido a que su unidad fue una de las primeras en el hospital en atender pacientes con COVID-19, Helen y sus colegas fueron seleccionados para recibir las primeras dosis.

Ella supo que iba a recibir la vacuna solo un día antes de vacunarse y comenzó a tener dudas.

“Cuando recibí esa llamada de mi administrador y estaba programada, comencé a tener esta duda interna, como ¿qué acabo de hacer? ¿Estoy tomando la decisión correcta?” dijo Córdova.

Cuando Córdova le dijo a su madre que iba a recibir la vacuna, a su madre le preocupaba que la vacuna no fuera segura y que Helen se estuviera poniendo en peligro.

Pero a medida que Córdova revisaba los datos de los estudios clínicos de Pfizer, se sintió más segura de su decisión y se lo explicó a su mamá.

“A la mañana siguiente, mi mamá me dijo: ‘¿Sabes qué?, vas a estar bien. Y cuando sea mi turno de ponerme la vacuna, me inscribiré y también me pondré la vacuna’”, dijo Córdova.

¡Encuentre una vacuna cerca de usted!

“Honrada y Agradecida” de Recibir la Vacuna

Córdova recibió su primera dosis de la vacuna Pfizer el 14 de diciembre de 2020, solo dos días después de que la FDA autorizara la vacuna Pfizer para uso de emergencia.

Ella fue la primera persona en recibir la vacuna en California y probablemente una de las primeras en toda la costa oeste. Docenas de medios de comunicación cubrieron el momento cuando ella recibió la inyección.

Córdova aprecia cómo el proceso de cuidar a los pacientes con COVID-19 terminó en un círculo completo.

Helen Cordova

“En retrospectiva, mirándolo todo, es increíble que pude tener esta experiencia y me siento muy honrada y agradecida por lo que esta experiencia ha representado. Yo fui una de las primeras en cuidar a pacientes con COVID, nuestra unidad fue la primera en el hospital en atender a pacientes con COVID, y yo estaba entre esas enfermeras. Así que se cerró el círculo, como si fueras la primera persona en cuidar a estos pacientes, la primera en recibir la vacuna y comenzar a tener esa protección dentro de ti”, dijo Córdova.

Ahora que toda su familia también está vacunada y los casos de COVID-19 han disminuido significativamente en Los Ángeles, Córdova puede respirar aliviada.

“Las cosas se sienten un poco más normales, es la nueva normalidad para todos. Es un poco más fácil reunirme con mi familia. Para mí, personalmente, siempre tuve la preocupación de ser yo quien trajera el virus a los miembros de mi familia. Pero ahora todos estamos aprendiendo a navegar esta nueva normalidad y ahora que la vacuna está disponible se ha disminuido la necesidad de tener que tomar todas las precauciones como lo hacía antes”, dijo Córdova.

Ella espera que las personas que tienen dudas sobre la vacuna investiguen usando fuentes confiables y tomen la mejor decisión basada en la investigación médica.

“Es lo mismo que hice yo, investiguen, busquen fuentes creíbles, no confíen todo lo que sale en Internet. Hablen con sus doctores, con expertos en el campo, con otras personas que ya hayan decidido vacunarse. Hablen con ellos e investiguen para tener realmente datos objetivos para tomar la decisión. Las agencias del gobierno están haciendo su trabajo como deben para mantenernos a salvo y tenemos que confiar en ellos”, dijo Córdova.

Debido a que los latinos se ven afectados de manera desproporcionada por el COVID-19, Córdova espera que aprovechen la oportunidad para vacunarse.

“Realmente quiero insistirle a la comunidad latina para que investigue, porque si no deciden vacunarse, corren el alto riesgo de contagiarse con el COVID y todas las repercusiones de tener la enfermedad. Simplemente no sabemos cómo reaccionará cada persona cuando se infecta”, dijo Córdova. “Es mi deseo que este virus, esta enfermedad, no continúe afectando a la gente en general, pero especialmente a nuestra comunidad latina en números tan altos. Definitivamente los animo a que se vacunen, pero también a que investiguen”.

¡Encuentre una vacuna cerca de usted!

Lea esta historia en inglés.

Explore More:

COVID-19, Español, Vaccines

By The Numbers By The Numbers

28

percent

of Latino kids suffer four or more adverse childhood experiences (ACES).

This success story was produced by Salud America! with support from the Robert Wood Johnson Foundation.

The stories are intended for educational and informative purposes. References to specific policymakers, individuals, schools, policies, or companies have been included solely to advance these purposes and do not constitute an endorsement, sponsorship, or recommendation. Stories are based on and told by real community members and are the opinions and views of the individuals whose stories are told. Organization and activities described were not supported by Salud America! or the Robert Wood Johnson Foundation and do not necessarily represent the views of Salud America! or the Robert Wood Johnson Foundation.

Share your thoughts